EL ‘BANCO MALO’ SUBE EL PRECIO A LAS VIVIENDAS DE LA BANCA

La Sareb está empezando a comercializar los pisos que se ha quedado de la banca nacionalizada a precios superiores a los que aplicaban, hasta el pasado 31 de diciembre, las propias entidades. El banco malo, que según temían los promotores podía acelerar el hundimiento de los precios de la vivienda en España, ha optado por lo contrario
con el fin de preservar sus fondos propios y evitar vender sus pisos con pérdidas.
Según explica un portavoz de Sareb, esta sociedad “fija individualmente el precio de venta de cada activo, teniendo en cuenta criterios como ubicación y calidad, con el propósito de obtener la máxima rentabilidad y evitar que la venta tenga un impacto negativo en las cuentas”. Los precios, de esta forma, han sido fijados por expertos financieros, sin tener en cuenta el precio al que se estaba comercializando la vivienda.
Fuentes inmobiliarias indican que Sareb ha fijado los precios de los pisos aplicando un recargo del 25% al valor contable (el precio al que les ha sido traspasado por la banca nacionalizada), al que se añade la comisión de intermediación. La sociedad adquirió las viviendas terminadas a con un descuento del 54% respecto al valor bruto en libros que tenían en
los balances de las cajas (precio, por tanto, en general inferior al actual de mercado), pero estos recargos los sitúan en muchos casos por encima del valor del mercado, según se explica.
Sareb ha nacido con un capital inicial de 3.800 millones de euros, equivalentes a menos del 10% de los activos, valorados en 36.690 millones, que le han traspasado las entidades nacionalizadas. Por tanto, tiene muy poco margen para vender activos por debajo de su valor contable. El banco malo, además, desea incorporar inversores internacionales a su capital, a los que ha presentado un plan de negocio que prevé vender activos a un precio, de media, un 50% superior a
su valor contable y que genere al accionista un rendimiento anual del 14% a un plazo de 15 años. La entidad asegura que podrá autofinanciarse y no necesitará nuevas aportaciones de capital. Fuentes inmobiliarias aseguran que para poder cumplir el plan de negocio, Sareb se verá obligado a retrasar las ventas a la espera de que el mercadoinmobiliario se recupere. Indican que esta estrategia, muy conservadora, cuenta con el apoyo de las entidades financieras sanas, que son sus propios accionistas, porque no solo evita el hundimiento del mercado, sin que ‘aparca’ inmuebles que competirían con los suyos ante los pocos compradores que hay ahora en el mercado.
(La Vanguardia. Página 48. 3 medias columnas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*