UN PEQUEÑO SALVAVIDAS


Más de cien entidades han suscrito el Código de Buenas Prácticas Bancarias contemplado en el Real Decreto de Medidas Urgentes de Protección de Deudores Hipotecarios, por lo que desde el pasado abril las personas con hipoteca inmobiliaria (única vivienda) pueden solicitar la re-estructuración de su deuda hipotecaria, siempre que haya riesgo de exclusión social. En un mes, la entidad debe notificar y  ofrecer (si es viable) un plan en el que se concreten las condiciones y las consecuencias financieras de aplicar las siguientes medidas: carencia en la amortización de capital de cuatro años; ampliación del plazo de amortización hasta un total de 40 años a contar desde la concesión del préstamo, y reducción del tipo de interés aplicable a euríbor más 0,25 puntos.  Una hipoteca de 140.000 euros a 25 años a euríbor más un punto tiene un coste mensual de 587 euros. Ese crédito a 35 años con un diferencial de un cuarto de punto y con carencia de capital arroja una letra de unos 132 euros. Se comenta que no debe olvidarse que al cabo de cuatro años se volverá a pagar la cuota inicial, por lo que a la larga (durante toda la vida del préstamo) se habrá pagado más por él.

(El País. Suplemento Propiedades. Primera página. 1 columna)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *