Publicidad y anuncios

Tendremos que plantear una estrategia para llegar a cuanta más gente mejor. Pero ojo, no a lo loco, a cuantos más potenciales compradores. Depende del tipo de publicidad, ésta puede o no ser gratis. Hay que pensar a quién vamos a dirigir esa publicidad.

Con respecto a las inmobiliarias normalmente pensamos que cuantas más inmobiliarias sean responsables de la venta de la vivienda, más posibilidades habrá porque habrá más gente trabajando. Sin embargo no suele ser así. Si te interesa saber más pincha en «ventajas de la multiexclusiva».

No es nuestra intención dar un curso de márketing inmobiliario, pero sí os vamos a poner algunas preguntas que nosotros nos solemos hacer. 

¿Quién va a ser el comprador de esta vivienda? ¿Ese comprador, dónde está? ¿En qué medio busca piso?

 En función de las respuestas, va tomando forma nuestro plan. No pondremos la misma publicidad para un posible comprador de la tercera edad que para una pareja joven. Ni para alguien de fuera que para el que ya vive en Soria, que no hay que explicarle qué es El Collado.

Siempre en los anuncios habrá que poner un medio de contacto. ¿Vamos a estar disponibles todo el día para atender a los posibles compradores? Si limitamos el horario de llamadas, nos limitamos el posible comprador. ¿Qué les vamos a decir? Si ya os habéis puesto a la tarea, a muchos además les habréis informado de un montón de cosas y ni siquiera sabéis ni su nombre. ¿Y si quieren ver el piso? ¿Vamos a abrir la puerta de casa a cualquiera sin control? Para una guía rápida sobre qué hacer sobre una visita pincha aquí.

¿Estás dispuestos a hacer un análisis periódico del impacto de publicidad y de tus contactos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *