¿Para que sirve el Sareb (banco malo)?

 

EL GOBIERNO AVISA DE QUE EL ‘BANCO MALO’ SANEARÁ EL SECTOR FINANCIERO, NO EL INMOBILIARIO

El director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa, dejó claro ayer -durante su conferencia en el salón inmobiliario de Barcelona (BMP)- que la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el banco malo, será el vehículo de saneamiento del sector financiero, no del sector inmobiliario. “La realidad macroeconómica es dura y esto no es la panacea que todo lo cura”.  Carrascosa anunció que los precios de transferencia del Sareb se conocerán la próxima semana y avisó de que la nueva sociedad que gestionará durante 15 años los activos tóxicos del ‘ladrillo’ los comprará a precios “muy conservadores”, con “descuentos muy significativos”.  Insistió en que el banco malo está obligado a ser rentable desde el minuto uno: “No podemos empeorar el riesgo soberano ni poner en riesgo la ejecución del aval de los bonos que emita el Tesoro”. El Sareb tiene por objetivo limpiar la banca, su cometido no es reactivar el sector ni ser un “promotor inmobiliario significativo”. “No pretendemos hundir el mercado, pero el objetivo es una liquidación ordenada y que el vehículo sea rentable”. Remachó que los ajustes de precio actuales “son estructurales” y “se van a quedar durante un periodo significativo, no vamos a tener una subida de precios dentro de uno, dos ni tres años”. Unas palabras que chocan con el mensaje que las promotoras presentes en el salón se esfuerzan en lanzar, que se basa en el ahora o nunca. “Es la última oportunidad”, decía el presidente de la patronal catalana, APCE, Lluís Marsà, al tiempo que recelaba de la “competencia desleal” que pueda hacer el banco malo si vende pisos por debajo del precio de coste.  Carrascosa mantuvo un encuentro con inversores internacionales, que llevan semanas contactando tanto a los promotores como a las entidades financieras y la propia Administración. Entre las inquietudes que mostraron los inversores, destacan dos. Una, si la banca sana les financiará. Y dos, si podrán acceder directamente a los promotores, que, dijeron, son quienes conocen mejor sus productos.  (El País. Página 25. 4 medias columnas)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *