“No creo que haya pisos invendibles”

“No creo que haya pisos invendibles”, actualmente es posible dar salida a un piso en el momento actual si se aplica alrededor de un 40% de descuento desde sus máximos.

La vivienda protegida, la vivienda de ‘low cost’ por excelencia, que estos últimos años ya se ha empezado a colocar en la misma franja de precios que la vivienda libre, es otro segmento de inmuebles que se está viendo obligado a volver a rebajarse para cumplir su función y ser realmente un inmueble destinado a los sectores de la sociedad más necesitados. Los ayuntamientos ya no saben cómo repartir sus pisos de VPO, pues no han sido pocos los casos en que por sorteo los adjudicatarios de los mismos los han rechazado por falta de capacidad económica.

Los promotores no pueden bajar precios por debajo de la hipoteca que les concede el banco, pues en ese caso, ésta pasaría a ser propiedad de la entidad. Por otra parte, los particulares que lo compraron hace tiempo son los que tienen más capacidad para rebajar, pero no querrán venderlos mucho más baratos, -a no ser que se vean en un caso de necesidad-, porque perderían dinero y los que están pagando actualmente una hipoteca no se lo pueden permitir.

El precio es el factor fundamental y sería el único si gozáramos de un sistema financiero sano capaz de satisfacer la demanda compradora que existe. Pero esto no es así, tenemos un problema añadido que es el de la sequía de los mercados financieros”

La rebaja de precios que se está experimentando en el mercado en los meses próximos al final de año es otra prueba más de que la sobrevaloración de los pisos está empezando a limarse considerablemente y el último aumento en la compraventa de viviendas del mes de agosto registrado por el Instituto Nacional de Estadística refleja que una recuperación de la compraventa ya no se ve tan lejana. Con la noticia de que cada vez la vivienda ajusta más su valor, los compradores se animan a comprar. Las consecuencias del resultado del ajuste total del precio de la vivienda beneficiarán cada vez más a la competencia del mercado inmobiliario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *