Negociación y firma

Ya tenemos una vivienda elegida, nos gusta, y queremos comprarla.

Normalmente intentaremos negociar el precio. Hacer una oferta es una cuestión ya seria, en la que el comprador debería comprometerse a adquirir la vivienda en el caso de que  acepten la oferta. Y este compromiso debería incluso ponerse por escrito. 

La mayoría de las veces no es una situación nada fácil para el vendedor, y en algunas ocasiones incluso ni siquiera estimar alguna oferta por ser verbal. 

Estas ofertas deberían estar en función de parámetros de mercado y no en función de las circunstancias personales del comprador por lo que, no se sorprendan si el vendedor les pregunta en qué se basan para ofrecer tal o cual cantidad. 

Una vez llegado a un acuerdo, éste también debería estar por escrito acordando el precio de compraventa y especificando la forma de pago. Habitualmente se da una cantidad económica para reserva del inmueble, y el resto se paga en el acto de la escritura. Si el contrato es de arras, esa señal la perdería el comprador si se echa atrás, y si es al contrario, es el vendedor el que se echa atrás, debería darle el doble. 

En la Notaría os informarán de los documentos a aportar para la firma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *