Dónde están las mejores hipotecas a tipo fijo

 

La oferta de hipotecas a tipo fijo es escasa y cara y las entidades no prevén un repunte de la demanda de este tipo de productos. CaixaBank y Bankia tienen, actualmente, las propuestas más baratas.

¿Ha llegado la hora de las hipotecas a tipo fijo? La eterna pregunta que se repite como un estribillo cuando se habla del mercado hipotecario español sigue teniendo la misma respuesta: por ahora no. O esto, al menos, es lo que opina la mayoría de las entidades financieras, que ni nota un repunte de la demanda de este tipo de productos, ni se esfuerza por provocarlo.

En 2011, el 99,2% de los préstamos para vivienda que se contrataron fueron a tipo fijo y en 2012, a falta de datos oficiales, la tendencia no ha variado mucho.

La realidad es que, en un momento en que todas las hipotecas que ofrecen los bancos son muy caras, las a tipo fijo lo son aún más y los clientes no las piden. “Pensamos que las hipotecas referenciadas son más adecuadas que las de tipo fijo, salvo para clientes muy conservadores y con una elevada capacidad de pago, ya que suponen una cuota mensual más elevada y en estos momentos, las previsiones de evolución de tipos no apuntan a que en el medio plazo puedan resultar más interesantes”, explican desde Bankia, la entidad que, junto con CaixaBank, tiene actualmente la mejor oferta del mercado para este producto.

Los números hablan claro: un cliente con una hipoteca de 150.000 € a 30 años con un tipo de interés del 5,35% (entre los más baratos que podría conseguir en el tipo fijo) tendría una cuota mensual de 838 euros. El mismo cliente, si contratara la modalidad variable (a Euribor más 2%, también una oferta barata por como está ahora el mercado), pagaría una cuota de 599 euros al mes. La diferencia es de 239 euros, es decir, el 40% de la cuota.

Aún más importante es que “los escenarios de tipos tendrían que estresarse hasta que el euribor a 12 meses alcanzase el 2,78%, para que las cuotas se igualasen. Las previsiones a corto y medio plazo, para esta referencia, son 0,79%, 1,21% y 1,93%, a 1,2 y 3 años respectivamente”, según explica un experto. El IRS a 30 años (el nuevo índice hipotecario que refleja la evolución de los tipos de interés a cinco años y se calcula como una media del mercado de futuros sobre los tipos al citado plazo) apunta en la actualidad al 2,49%, lo que refuerza el argumento de que son más interesantes las hipotecas referenciadas.

Sin oferta comercial
Entre los principales bancos, muchos ni siquiera tienen una oferta comercial planteada para las hipotecas a tipo fijo. “Casi nadie las pide y no tenemos una oferta establecida. Si viene algún cliente preguntando ya se le hace una oferta personalizada”, es la explicación que se repite en muchos bancos.

Ibercaja Banco, entre las pocas entidades que están dispuestas a ofrecer estos datos, ha comentado a Expansion.com que en 2012 apenas el 0,01% de todos sus préstamos hipotecarios fueron a tipo fijo. “Es un producto que existe, porque una entidad como Ibercaja tiene hipotecas a la medida de todos los clientes, pero en estos momentos no es un producto que se promocione, debido a la escasa demanda que se registra. Tiene un precio más elevado que la hipoteca de tipo variable, que se fija de acuerdo con la vinculación del cliente con nuestra entidad”, según explican fuentes de la excaja aragonesa. “Es algo muy residual que igual si lo pide un cliente se mira, pero no hay unas específicas propuestas comerciales ni nada de eso”, hacen eco desde Popular y explicaciones similares dan BMN o CatalunyaBanc.

En el caso de BBVA, el banco asegura que no tiene ni siquiera una horquilla de referencia para las hipotecas, ya sean a tipo fijo o variable, porque la oferta es personalizada en función del cliente y de la operación. La entidad que preside Francisco González explica que todas sus hipotecas “permiten la contratación de tipos fijos” y además, “en cualquier momento de la vida de nuestras hipotecas a tipo variable es posible contratar periodos a tipo fijo”.

Con todo, también BBVA coincide en que “actualmente el nivel de contratación de este tipo de hipotecas es reducido”, pero considera que sería deseable “que crezca, como mejor forma de garantizar la estabilidad del importe de las cuotas a pagar, al eliminar el riesgo de fluctuación de los tipos de interés tal como ocurre en otros países”.

CaixaBank y Bankia, las más baratas
Entre las entidades que sí tienen una oferta comercial establecida para las hipotecas a tipo fijo (aunque siempre variable en función del tipo de cliente que la pide y el riesgo que suponga el préstamo) las más baratas son las de CaixaBank y Bankia. El banco de La Caixa empezó desde hace ya meses a potenciar su oferta de este producto, hasta el punto que, en la actualidad, es la hipoteca estándar que ofrece al cliente que entre a preguntar en la sucursal. En la práctica, CaixaBank se está centrando en conceder hipotecas fijas hasta los 10 años de plazo y mixtas a un máximo de 25 años pero con los primeros 10 años con tipo fijo.

El precio que pide por estos préstamos varía en función del cliente, pero en operaciones normales se sitúa entre el 5% y el 6%. Vale la regla general: a más vinculación, menos precio. Incluso, el interés aplicado puede llegar a bajar hasta el 4%, pero sólo para los llamados “clientes de alto valor”, que en su mayoría se colocan en la esfera de los clientes de banca privada o personal. CaixaBank es de las pocas entidades que está apostando por el tipo fijo. Su objetivo es “ofrecer al cliente unos tipos de interés atractivos a largo plazo por la coyuntura actual del Euribor”, y “transmitir un mensaje de seguridad y tranquilidad a todos los clientes que contraten su hipoteca en las actuales circunstancias de incertidumbre”, según explican desde la entidad.

Bankia ofrece la Hipoteca Básica, con un plazo máximo de 30 años y precios en una horquilla de entre el 5,05% y el 6,20% “en función del perfil de cliente y su vinculación”, según explican desde el banco. A pesar de tener un precio tan competitivo, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri entiende que la preferencia del cliente sigue estando en el tipo variable. Y aconseja un tipo mixto, que dé estabilidad durante los primeros años de la hipoteca, evitando el encarecimiento de la cuota mensual en los momentos de mayor ajuste de la tasa de endeudamiento.

También Banco Ceiss, la entidad nacida de la fusión de Caja España y Caja Duero, tiene una oferta competitiva para el tipo fijo, que parte desde el 6,15% para los préstamos con un plazo máximo de diez años.

El interés cobrado sube al 6,65% para un plazo de 15 años y al 7,15% para periodos más largos. Estos tipos, además, se pueden rebajar en hasta 0,65 puntos por la contratación de otros productos de la entidad. Aun así, Banco Ceiss reconoce que “la demanda es prácticamente nula y no creemos que la percepción del cliente de este tipo de productos cambie a corto plazo”.

Sabadell tiene la cuarta oferta más barata del mercado, con el 6,3%, y con un plazo de hasta 30 años, cuando, habitualmente, el periodo previsto para estas hipotecas llega a un máximo de 15 o 20 años. A pesar de esto, también Sabadell confirma que no detecta un aumento de la demanda. “Las ofertas a tipo fijo, en una situación como la actual en la que el euribor está en mínimos, no le resultan atractivas a la mayoría de clientes dado que las cuotas a pagar, aunque constantes y conocidas durante toda la vida del préstamo, son más elevadas que contratando un tipo variable”, explican fuentes de la entidad que dirige Josep Oliu.

NCG Banco es la única otra entidad, entre las consultadas, que ofrece un tipo fijo inferior al 7% y, concretamente, el 6,75%. El banco nacionalizado confirma la opinión dominante en el sector: “no hemos detectado un incremento de la demanda por parte de los clientes. Tampoco se está potenciando desde la entidad porque consideramos que, en este momento, el tipo es bastante elevado y tenemos otros productos hipotecarios más atractivos para el cliente”. No obstante, Evo Banco, la entidad que ha aglutinado el negocio de las excajas gallegas fuera de Galicia y Asturias, está preparando el lanzamiento de nuevas ofertas hipotecarias, en las que prevalecerá el tipo mixto, como adelantó a Expansion.com su director general, José Luis Abelleira.

La oferta más cara es la de Santander, que, de base, pide un interés del 7,95% para los préstamos para vivienda a tipo fijo, con un plazo máximo de 20 años. Eso sí, el banco explica que, tal y como ocurre por las hipotecas a tipo variable, en estos momentos el interés que se aplica puede variar muchísimo entre un cliente y otro, según su perfil, la vinculación y el riesgo.

[Via Expansion]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *