Prepara tu casa para la venta

Una imagen vale más que mil palabras

Cada detalle relacionado con la imagen de la vivienda puede ser determinante para que se cierre la venta. La imagen y las sensaciones que deben dar las casas en el momento de su comercialización han de ser las mejores. Se trata de ponerla “coqueta” para que agrade a sus visitantes.

Despersonalizar

Las casas vacías no dicen nada. Si al contrario, la decoración es excesiva, personalizada y sobrecargada, el efecto de rechazo es inmediato. Por lo tanto, las viviendas se deben decorar con algunos objetos neutros, sencillos y con lámparas que aporten calidez al ambiente. La idea es que los visitantes se puedan imaginar viviendo en esta casa y para ello las fotografías familiares no ayudan en nada. Para ello hay que guardar las fotografías y los objetos personales, sacar trastos y cosas innecesarias. A ser posible, colocar colchas y cortinas lisas.

Hacer brillar tu casa

Limpiar la casa es fundamental. Las ventanas para que entre cuanta más luz mejor, lo mismo con los espejos y demás cristales. Quita el polvo a los muebles, cuelga toallas limpias, cambia incluso el felpudo y si puedes, también la cortina de la ducha. 

La cocina y el baño son las partes que más importan generalmente a los compradores. Limpia los fogones/vitrocerámica, grifos, fregadero. Si consigues que brille, mucho mejor.

Hacer reparaciones menores

Hay que reparar todo lo que esté en mal estado porque da imagen de inmueble mal conservado en el que hay que invertir mucho dinero para “ponerlo a punto”, por todo esto daña  imagen de inmueble. Sustituye las bombillas fundidas, fija los grifos que gotean, arregla las puertas que no cierran bien, el típico desconchón en la pared… Considera la opción de pintar. 

Ordenar

Eliminar todos los objetos innecesarios para mejorar las circulaciones; es importante que el espacio quede despejado. La circulación por las estancias debe de ser fluida, y si bien es aconsejable que el espacio esté amueblado, deben de haber sólo unos cuantos objetos de referencia. Dejar los muebles necesarios y vestirlos con objetos de decoración neutros y despersonalizados, que sean del gusto de cualquier visitante.

Folletos con información de la casa

Sería un detalle poder ofrecer un plano de la casa, y si la vivienda ahora está vacía, disponer de un book con fotos de cuando estaba decorada (solo si esto favorece la venta). Puede que te pregunten por los metros construidos, por el año de construcción de la vivienda, si hay previsión de derramas, si la calefacción es central cuántas horas incluye y cuánto se paga de comunidad, y un largo etcétera.

Tener folletos con la información de tu casa, tu contacto, fotos, etc., hará que recuerden especialmente tu vivienda.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *