Comprar o alquilar una vivienda



    • Tener los ahorros necesarios para comprar. Los bancos solo conceden un 80% de financiación para compra de vivienda. El 20% restante, más otro 10% para gastos de firma, habría que asumirlo con los ahorros, a menos que concedan una financiación 100%.

     

  • Diferencia entre coste y pago. Tanto para comprar como para alquilar, cada mes se realiza un pago. La diferencia es que, mientras todo el dinero del alquiler es a fondo perdido, una parte de la cuota hipotecaria revierte en que la casa termine siendo de su propiedad.

  • Inversión a largo plazo o corto plazo. En la mayoría de los casos, el dinero que se ‘tira’ comprando es menos que el de alquiler, pero eso no significa que comprar siempre sea lo mejor, sobre todo cuando nos detenemos a ver lo desembolsado cada mes. Una operación puede ser más rentable a la larga pero insostenible mes a mes.

  • La hipoteca a conseguir. No es lo mismo conseguir una financiación 100% que una al 80%, ya que los gastos de entrada serán muy diferentes. Y no es lo mismo pagar unos intereses del 3% que del 5%. Es necesario comparar el coste del alquiler con una oferta concreta real de hipoteca a nuestro alcance.

El Euríbor y otros gastos. El tipo de interés del Euríbor está en mínimos, lo que hipotéticamente abarataría la hipoteca. Sin embargo, los bancos ofrecen diferenciales cercanos al 2% y con suelos del 3%, lo que neutraliza la bajada. Además, es un interés variable, por lo que nunca será posible predecir cuánto nos costará exactamente la hipoteca en los próximos años. Además, a la hora de hacerse propietario hay que tener en cuenta otros gastos como la comunidad de propietarios, la tasa de basuras o el IBI.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*