CAMBIO RADICAL EN LAS REGLAS DE JUEGO DE LAS TASADORAS


La segunda de las enmiendas que ultima Economía para reformar el mercado hipotecario modifica las reglas de juego de las tasadoras en los procedimientos de ejecución. En primer lugar, en los procedimientos de subasta se obligará a los bancos a aceptar la tasación del inmueble que presente el deudor. La enmienda modifica el artículo 3 bis
I de la Ley 2/1981 de regulación del mercado hipotecario. En concreto, se estipula que las entidades “estarán obligadas” (éstas dos palabras son la novedad) a “aceptar cualquier tasación de un bien aportada por el cliente”, siempre que provenga de un tasador homologado. Es decir, se convierte en materia sancionable. Por tanto, el inmueble se subastará en relación al valor que diga la tasación realizada por el deudor, no por el banco. Se comenta que esto se articularápara que las entidades dejen de presentar la “segunda tasación”, que rebaja mucho el valor del inmueble para adjudicárselo más barato o subastarlo mejor. Ello perjudica al prestatario, que cancela menos deuda.
Por otro lado, “queda prohibida la adquisición, de forma directa o indirecta de una participación significativa [de una sociedad de tasación] a las entidades de crédito”. Es decir, los bancos no podrán hacerse con más del 10% del capital de una tasadora. Antes la cifra máxima era del 25%. Con ello “se pretende reforzar la independencia de las
tasadoras respecto a las entidades”. Y las tasadoras cuyos ingresos deriven ya en al menos un 10% de su relación con una entidad – o las tasadoras que directamente pertenezcan a un banco- deberán “disponer de mecanismos adecuados para favorecer la independencia y así evitar conflictos de interés”. Esos mecanismos consistirán en, al menos, “un reglamento interno de conducta que establezca las incompatibilidades de sus directivos y administradores”. El Banco de España se encargará de revisar esos mecanismos de transparencia, y podrá establecer unos requisitos mínimos. Por
último, la enmienda establece que el Consejo de Consumidores y usuarios también podrá requerir al Banco de España que incoe un procedimiento sancionador contra una tasadora, y no solo los organismos o autoridades administrativas, como hasta ahora. Por último, se elevan las infracciones de las tasadoras, considerando algunas como “muy graves”.
(Expansión. Página 23. 5 medias columnas)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *